Publicado el

Reflexión

Personalmente creo que el consumo en exceso es un problema grave pero que no se le ha dado tanta importancia como a los aspectos ambientales, a la desigualdad, a la xenofobia, etc. Con esto no quiero decir que sea más o menos importantes, sin embargo siento que un comportamiento compulsivo hacia la adquisición de bienes materiales puede desencadenar una serie de consecuencias tanto para el individuo como para sus seres queridos, pues se dejan a un lado los sentimientos y la concepción del aprecio hacia lo que se tiene y el saber valorarlo, y únicamente se quiere generar una posición económica o sociocultural ficticia que no dejara ningún beneficio a largo plazo, descuidando lo verdaderamente importante. En muchas ocasiones la gente que tienen esa obsesión por lo material no necesariamente tiene una posición económica elevada, endeudándose y generan un estrés y una depresión mayor. Muchas veces dicho estrés puede llegar a algo verdaderamente extremo, como puede ser el suicidio. Siento que esto no es necesario, y mucho menos por algo que realmente no se necesita,  solo son caprichos o peor aún, la presión de la sociedad para ser aceptado dentro de ella.

El mundo ha cambiado rápidamente, los avances tecnológicos cada vez son mayores y eso mismo ha generado en nosotros un cambio, no necesariamente siempre bueno, llevándonos por las tendencias y la innovación, lo cual también ha influido en la forma en la que consumimos, apartando nuestra mente de lo que realmente tiene un valor, que muchas veces siento que se ha perdido, como la unión familiar, la educación, la interacción social (no material), el deporte etc. Queriendo comprar lo último que haya salido al mercado para estar a “la moda”, aunque hace 3 meses hayamos comprado un producto igual pero una generación anterior. Básicamente esto se centra mayoritariamente a los bienes tecnológicos, pero es totalmente aplicable a cualquier otro producto.

Para poder solucionarlo tenemos que generar un control en el consumo, pensar si realmente es necesario obtener bienes y cual es el propósito de adquirirlos. Al salir de compras tener un límite de gasto, así solo se compra lo necesario y no se endeuda, aunque posiblemente se compren cosas para llegar a dicho límite, pero por algo se tiene que empezar para llegar a ese autocontrol. Centrarse en las obligaciones propias como las de la gente que lo rodea puede llegar a hacer una reflexión en el valor del dinero, y en la estabilidad familiar.

El autoestima y la autoconfianza creo que son dos factores importantísimos, pues muchas veces el consumismo es creado por la necesidad de llenar ese hueco de depresión y baja autoestima que muchas veces se tiene gracias al menosprecio de la gente que lo rodea. Realizar actividades deportivas, comer sanamente, tener una buena disposición, etc. Generan una sensación de bienestar y por ende generan una seguridad en uno mismo, que le permite poder relacionarse con distintas personas y ser aceptado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s